OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional, un gran ‘tic’ para la humanidad

OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional, un gran ‘tic’ para la humanidad

OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional, un gran ‘tic’ para la humanidad

Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral, Florida, un 16 de julio de 1969. Aquel día histórico despegó desde EE.UU. el cohete Saturn V impulsando la misión Apolo XI con un único objetivo: llevar hasta la Luna a los primeros seres humanos que harían historia nada más poner un pie en ella.

Saturno V - Apolo Xi

Neil Armstrong, Edwin Aldrin (apodado ‘Buzz’), y Michael Collins abordaron sus naves aquel día 16; Armstrong y Aldrin viajarían en el módulo lunar Eagle, mientras que Collins volaría en el módulo de mando Columbia alrededor de la luna. Pero no despegaron solos, sino acompañados del primer reloj Speedmaster de OMEGA, que había sido escogido especialmente por la NASA para la que se convertiría en una de las mayores hazañas del siglo XX, el primer alunizaje.

Tras cuatro días de viaje, los famosos astronautas y sus cronógrafos llegaron y pasearon finalmente por la superficie lunar en la madrugada del 21 de julio del 69, siendo testigos del primer ‘tic-tac’ a 384,400 km de la tierra.

Todo ello por primera vez en la historia de la humanidad y ante la atenta mirada de millones de personas que, pegadas al televisor, escucharon la ya mítica frase de Armstrong desde el único satélite natural de la Tierra: “Este es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad".

Descubra el: OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional Chronograph 42 mm 310.30.42.50.01.001

OMEGA Speedmaster Moonwatch – La leyenda

Desde entonces, aquel reloj Speedmaster de OMEGA se convirtió en leyenda y pasó a llevar un nuevo apellido con herencia interestelar: Moonwatch (reloj de la Luna, en inglés). Por supuesto, han pasado más de 50 años y, en consecuencia, dicho modelo ha ido variando y evolucionando con el paso del tiempo hasta llegar a su versión más actual: el Speedmaster Moonwatch Professional.

Más concretamente, hablamos del Moonwatch Professional Co-Axial Master Chronometer Chronograph de 42 mm y con cristal hesalite, aunque también existen otras dos versiones con cristal de zafiro. Pero, antes de entrar en materia y comenzar a desgranar cada detalle de esta nueva obra maestra de la relojería suiza, es de vital importancia comprender la historia del modelo original y porqué fue elegido como el “Reloj de Pulsera Certificado Oficialmente para Todas las Misiones Tripuladas” de la NASA.

Lanzamiento del primer OMEGA Speedmaster

Corría 1957 cuando se lanzó el primer Speedmaster, y pocos podían prever que se acabaría convirtiendo en el primer reloj en llegar a la Luna. No porque no estuviera a la altura ni mucho menos, sino porque en un inicio no se había diseñado con tal fin.

El modelo, que contaba de forma innovadora con un tercer contador para medir las horas (algo que por entonces no tenían muchos cronógrafos), y una escala de taquímetro en el bisel para calcular la velocidad de vehículos, aspiraba ‘simplemente’ a ser el más exitoso y vanguardista de la Tierra. Eso sí, su calidad y precisión era tal que nadie se extrañó cuando éste fue finalmente el modelo seleccionado para convertirse en un tripulante más de la misión Apolo XI en plena carrera espacial entre EE.UU. y la que fuera la Unión Soviética.

Omega Speedmaster 1957

Por aquel entonces, OMEGA ya era una prestigiosa firma suiza con más de 100 años de experiencia, y sabiendo de su excelencia, fue el astronauta Wally Schirra el primero en portar su OMEGA Speedmaster particular en un primer vuelo espacial tripulado de algo más de 9 horas en el Sigma 7. Ahí fue cuando, extraoficialmente, la relación entre la NASA y OMEGA comenzó a despegar.

Pruebas a las que fue sometido el OMEGA Speedmaster Moonwatch

Los astronautas pedían poder llevar un reloj de pulsera que les permitiera controlar el tiempo en caso de que la demás instrumentación fallara, ya fueran las comunicaciones con Houston o el pequeño cronómetro digital que llevaban incorporado en el traje y que a veces les daba problemas. Por ello, en 1964 se dio el pistoletazo de salida a la lucha entre las mejores firmas relojeras para vestir las muñecas de los astronautas con un cronógrafo infalible tanto para la misión lunar como para todas las posteriores. No obstante, solo una podía ser la triunfadora, y aunque hoy día sabemos que fue OMEGA la vencedora, ¿sabemos el por qué? ¿Y quién tomó tal decisión?...

James Ragan, ex ingeniero de la NASA y personaje clave en la misión Apolo XI a la Luna, fue el encargado de dar con el cronógrafo más resistente y preciso para las misiones de la agencia espacial en tan solo un mes.

Moonwatch Speedmaster Test

Para encontrarlo, Ragan tuvo que someter a modelos de distintas marcas a tests extremos, como el de resistir una fuerza de hasta 40 g o temperaturas de entre 100 °C y -20 °C, pero el más duro fue el de ‘termovacío’.

Speedmaster Moonwatch testing NASA

Esta prueba consistía en introducir el reloj en una cámara, extraer el aire por completo, y seguidamente ir subiendo y bajando la temperatura de forma extrema. El Speedmaster, después ‘The Moonwatch’, pasó no sólo esa prueba una y otra vez, sino que superó también todas las demás, por lo que rápidamente se proclamó el elegido y pasó a ser lucido por todos los integrantes de las misiones Géminis y Apolo venideras.

Omega Speedmaster apolo 11

OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional Chronograph 42 mm 310.30.42.50.01.001

Y de entonces hasta hoy, el codiciado modelo mecánico de cuerda manual ha perdurado y evolucionado hasta llegar a nuestras manos en su nueva versión OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional con cristal hesalite (o referencia 310.32.42.50.01.001).

OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional Chronograph 42 mm 310.30.42.50.01.001

Aunque hasta 1968 el modelo se equipaba con el calibre 321, hoy el reloj incorpora el calibre OMEGA 3861, así como una caja de 42 mm que destaca frente a los 39 mm de la pasada versión original.

Omega Speedmaster Calibre 3861

El cronógrafo actual, que cuenta con un movimiento de recarga manual con escape Co-Axial, ha sido certificado como Master Chronometer aprobado por el laboratorio METAS, y puede resistir campos magnéticos de hasta 15 000 gauss. Además, cuenta con una terminación rodiada, puentes con decoración ‘Côtes de Genève’, una increíble reserva de marcha de 50 horas, y garantiza una estanquidad de 50 metros.

Omega Speedmaster Moonwatch 2021

Ni estética ni mecánicamente deja el Speedmaster Moonwatch Professional a nadie indiferente. Con una esfera achaflanada de color negro intenso protegida por cristal hesalite con el logotipo de OMEGA en el centro, y un medallón del Hipocampo grabado en relieve en el fondo de la caja.

Omega Speedmaster Moonwatch 2021 case

El cronógrafo termina por lucirse con un pequeño segundero en la subesfera, un contador de 30 minutos y otro de 12 horas. Aunque por supuesto, también cuenta con su función clave de cronógrafo central.

OMEGA Speedmaster Moonwatch Professional Chronograph 42 mm 310.30.42.50.01.001

Por su parte, el bisel negro, que incluye una escala taquimétrica, está acoplado en una caja asimétrica de acero que puede ser acompañada por un brazalete de acero noble totalmente cepillado, constituido por cinco eslabones convexos por fila, o una pulsera en tejido de nailon revestido.

OMEGA Speedmaster Moonwatch bracelet

Desde luego, es ardua tarea la de elegir su acabado con un brazalete u otro, puesto que el modelo, inspirado en la cuarta generación del estilo Speedmaster utilizado en la Luna, es una joya con ambos. Pero una cosa está clara, y es que se elija el que se elija, el Speedmaster Moonwatch Professional ha sido, es, y será, un gran ‘tic’ para la humanidad.